Reglamento

reglament

 

Un pan artesano y con las máximas garantías para el consumidor

La Reglamentación del Consell Regulador de la Indicació Geogràfica Protegida (IGP) Pa de Pagès Català define nuestro producto como un pan tradicional, redondo, de corteza crujiente, miga tierna y alveolado grande, donde por lo menos el formato se realiza de forma manual. Todo el proceso se realiza siguiendo una elaboración tradicional, con fermentaciones lentas, cociendo siempre las masas en hornos de solera refractaria.

En cuanto a sus características, las podemos dividir en visuales y organolépticas. Los aspectos visuales del Pa de Pagès Català deben ser:

– Es un pan redondo girado, de imagen rústica.

-La Molla es de alveolado grande e irregular. Es del mismo color blanco que la harina que se utiliza y permanecerá tierno en el tiempo.

-la Corteza es gruesa y crujiente, de color tostado con cierto agrietado resultado de la apertura en el momento de la cocción.

Las características organolépticas que debe cumplir son:

– Es un pan de gran aroma y sabor, con cierta acidez que mantiene la sensación de frescura y una textura agradable pasadas 8-9 horas.

– El pan mantendrá su frescura durante 2-3 días.

El pan de la IGP Pa de Pagès Català se presenta en hogazas de 500 gy 1 kg de peso aproximado, de forma redonda con una abertura natural en la parte superior.

El pan de la IGP Pa de Pagès Català se presenta al público en pieza entera y sin cortar. El Pa de Pagès Català sólo podrá cortarse en rebanadas en el momento de la venta si el cliente lo solicita.

El pan se vende envasado. Se utiliza una envoltura individual para cada pieza de pan y sólo se permiten las bolsas de papel o cualquier otro material sostenible y biodegradable respetuoso con el medio ambiente.

El envasado se realizará en el establecimiento de venta justo antes de la venta del producto al consumidor final, ya que el envasado puede acelerar que la humedad de muelle pase a la costra volviéndose blanda y elástica, disminuyendo el crujiente y la esponjosidad del pan.

La IGP Pa de Pagès Català tiene un logotipo propio para acompañar el producto final, el cual está impreso en la bolsa oficial de entrega de nuestro pan. Es la garantía para el consumidor que está adquiriendo un pan de payés amparado en la IGP Pa de Pagès Català.

La IGP Pa de Pagès Català está sometida a los controles de una la Entidad Certificadora reconocida por la Generalitat de Cataluña, que certifica el sistema de autocontrol de los panaderos inscritos en la IGP, el sistema de trazabilidad, y el control del proceso de elaboración. Además, realiza el control de las características del pan definidas en nuestro Reglamento y Pliego de Condiciones. Todos los controles se basan en inspecciones periódicas de los establecimientos de elaboración y de venta, revisión de la documentación (libros de registro) y análisis de la materia prima y producto terminado.

Si no se cumplen los requisitos del Reglamento del Consejo Regulador, no se podrá comercializar este pan bajo la denominación Indicación Geográfica Protegida Pan de Payés Catalán.